Conectarse

Recuperar mi contraseña

Últimos temas
» Oyogu-Oyogu No Mi
Sáb Abr 04, 2015 11:45 pm por JorGGe

» Cerberus Project [ Gay / Slash / Yaoi Amo x Esclavo ]-Normal-Confirmación
Dom Ene 18, 2015 5:54 pm por Invitado

» One Piece Legacy (Normal) [Confirmación].
Sáb Dic 20, 2014 2:58 am por Mad Hatter

» ABC de Anime~
Sáb Dic 20, 2014 2:54 am por Mad Hatter

» Petición de Nivel
Dom Dic 14, 2014 8:13 pm por Haruka

» [Presente/Dúo] Luego del Escape - Devuelta al Reino?!?
Jue Dic 11, 2014 2:14 am por White Winters

» [JUEGO] Pide un deseo y arruina el de arriba
Vie Dic 05, 2014 6:00 pm por White Winters

» Comparte esa canción
Vie Dic 05, 2014 5:58 pm por White Winters

» hola? o.o
Jue Dic 04, 2014 2:13 pm por Miyuki

» Ficha Raxiel
Miér Dic 03, 2014 9:22 pm por Henry Reed

» Peticion de comunicacion
Mar Dic 02, 2014 11:45 am por Henry Reed

» [Pasado/Dúo] Stray cats
Mar Dic 02, 2014 5:01 am por Miyuki

» [Presente/Pelea]
Sáb Nov 29, 2014 7:43 pm por Henry Reed

» [Presente/Dúo] Mt. Corvo - Escape y Refugio
Sáb Nov 29, 2014 12:49 pm por Black D. Touya

» [Pasado/Dúo]Negro sobre blanco
Vie Nov 28, 2014 4:43 pm por Hyppolite Brown

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

La mayor cantidad de usuarios en línea fue 30 el Dom Nov 09, 2014 9:27 pm.
Afiliaciones
Crear foroEl ultimo cosmosCrear foroOne Piece Legacy

Biografía de White~

Ir abajo

Biografía de White~

Mensaje por White Winters el Vie Nov 14, 2014 9:31 pm



Nombre: White Camelia D. Winters // White Winters

Apodo: Wii

Edad: 18

Sexo: Femenino

Raza: Humana

Isla Natal:  Reino de Goa

Profesión: Músico

Clase: Tirador - Pistolero

Afiliación: Pirata

Armas:  Cositas de White~

Descripción Física:  Una modelo 90-60-90… ¡Jajaja! No… Obvio no. Soy una chica normal creo yo,  tengo el cabello castaño ondulado el cual suelo llevar recogido en una coleta alta ya que este suelto me llega por debajo de la espalda. Mido 1.64 y recién cumplí los 18 años. En cuanto a mi cuerpo me gustaría decir que soy una sirena pero no, tengo la piel blanca pero no lechosa ni albina, mis ojos son azules y tengo pómulos sonrosados por lo que parezco demasiado inocente, mi rostro suele verse redondo por los mechones que me dejo caer por un costado y enfatiza lo que dije antes. Mis pechos son mmm… Tamaño normal pues caben en mis manos… copa C, un poquito menos ¡Ay Dios! No se… algo así; soy de complexión delgada pero no atlética; bueno si tengo algo más de retaguardia ¡Jejeje! En cuanto a mis ropas prefiero algo cómodo y ligero, pantalones cortos, camisetas holgadas y mis muñequeras, estas me dan un toque más “chick” y por eso las uso, botas para correr o deportivos en su defecto.
Fotitos:


 


Descripción Psicológica: Mmm… Supongo que aquí la cosa es un poco complicada porque no sé cómo hablar de mí forma de será sí que solo diré cosas. Soy alocada, efusiva pero muy penosa y si me siento acorralada usualmente lo canalizo en enojo pero se me pasa muy rápido, me gusta tomarme mi tiempo para pensar las cosas a menos que no haya tal en dado caso me pondré paranoica. No me gusta perder pero me inculcaron a mantenerme callada, así que cuando algo me molesta  haré un sonido con la boca y me cruzaré de brazos en silencio. Cuando entro en pánico me pongo algo agresiva y como soy posesiva defenderé mis cosas con todos los recursos que tenga a la mano. También tengo un lado tierno, femenino y delicado pero prefiero mantenerlo en secreto para no parecer débil y también otro sexy y de cierto modo pervertido pero no lo dejo salir por vergüenza. Cuando tomo una decisión ni todos los cielos me harán cambiar de parecer.  Tengo unos cuantos miedos que suelo guardar con recelo,  el primero de ellos es volver a mi pasado y perder lo que tengo ahora, perder a Touya supongo que es el más grande de todos o quedarme sola y que esto me orille a volver; eso me volvería loca supongo…  Sueño con conocer el mundo y por lo mismo temo al encierro y al protocolo tonto de la nobleza. Soy una caja de sorpresas pero alegre pues a pesar de cualquier adversidad puedo sonreír con seguridad.

Gustos y Disgustos: Amo los dulces y mascar chicles, el azúcar, sobre todo los pockis y los helados pero también la comida salada y nada picante porque hace que me sienta mal. Me gusta la música y los atardeceres porque me recuerdan a mi madre, salirme por la tangente o decir boberías; hacerme la tonta y molestar a Touya; también imaginar tonterías y perderme en mis pensamientos, me gustan mucho los animales pequeños y abrazables. Cosas que no me gustan son los bichos, el silencio y que me manden, las reglas rígidas y tontas y también los vestidos largos. Sentirme sucia o pegajosa me da asco y como soy muy expresiva se me nota cuando algo me pasa, si estoy incómoda haré alharaca por ello.

Habilidades: Tengo buen oído y buena memoria, sé muchas cosas pero por lo general conocimientos bobos, algo de mapas sobre las islas cardinales y no perderme en estas, algo de historia sobre islas interesantes como Loguetown, cosas que usualmente no pongo en práctica ni me sirven de mucho, bueno lo de los mapas quizás si dado que mi sueño esta lejos de esta isla. Sé tocar el piano a la perfección y también el violín pero la guitarra es mi fuerte pues es mi instrumento favorito. Se cocer, bordar y hacer arreglos, bailar, declamar, actuar, tonterías de niñas mimadas nobles. Tengo buena puntería, no de experto pero me defiendo; también soy buena para hacer ejercicio, o sea correr, brincar, escapista casi de nacimiento y hacer cosas alocadas.

Debilidades: Simplemente no puedo con trabajos pesados como construir o reparar cosas porque bueno, soy una chica ¡je! El sexo débil dicen; tampoco sé nada de cocina o medicina pues siempre fui a una niña mimada y cuando quise aprender simplemente me sacaron de la cocina. Obviamente combatir se me da fatal lejos de un manoteo tonto e infantil, nada de golpes, nada de espadas pues no soy muy fuerte tampoco y me dan algo de miedo francamente. Tampoco se me da bien seguir las reglas porque soy algo terca, quejosa y a todo le busco un pero, no por beneficio propio si no por sentido común.  

Historia: Hola~ Esta es mi historia y no voy a ser breve porque si no, esto no tiene chiste... Había una vez una triste niña de la nobleza que vivía en una enorme mansión llena de mimos y lujos. Ustedes dirán cómo alguien con ese estilo de vida puede ser triste. Pues por más que tenía todo tipo de cosas no era feliz. Comenzaremos con el pasado... Mi familia adinerada desde siempre planeaba la vida de sus miembros casi desde su nacimiento así que cuando mi padre nació ya tenía esposa; mi madre. Lo mismo pasaba conmigo y con mi hermana pues para "infortunio" de mi padre solo tuvo hijas y después de eso mi madre sufrió un accidente en donde perdió la vida. No me den el pésame, de esto ya hace varios años y ya lloré lo que tenía que llorarle, lo superé y me enfoco en mis problemas actuales. Mi hermana Rose y yo fuimos instruidas en las artes desde siempre y vivíamos encerradas en la enorme mansión. Solo se nos permitía salir para los festivales de la isla en donde podíamos vestir de manera tradicional, comer cualquier cosa y disfrutar de las luces pero como dije, una vez al año lo cual dejaba otros 364 días de encierro. ¿Qué clase de vida era esta? Varias veces se lo pregunté a mi padre pero él siempre tenía para mí 2 frases. "No des problemas" y "¿Por qué no eres como tu hermana?" Si lo preguntan yo era algo así como la oveja negra de la familia.

Fantaseaba y la mayor parte del tiempo estaba perdida en mis pensamientos; ahí podía ser una sirena y nadar libre por los mares o una artista famosa; era buena tocando la guitarra porque aunque sabía tocar violín y piano, mi instrumento favorito siempre fue la guitarra; en ella podía plasmar mis sentimientos sin voz y sin palabras, simplemente dejarme llevar por sus bellas notas y viajar hasta los rincones del mundo.
No negaré el amor por mi familia; papá viajaba mucho y de casa isla que visitaba nos traía algún recuerdo así que mi habitación parecía más un museo que una alcoba de niña; por otra parte mi hermana, mayor que yo por solamente 1 año, compartía todas mis locuras y también era mi confidente la diferencia era que ella acataba las órdenes de mi padre y yo no.
Yo hice todo lo que me pidió, caminé como él quería, comí lo que él quería, llevé su estilo de vida pero por dentro moría de frustración; me afligía mirando por mi ventana la inmensa capa de agua que se veía en la distancia. Tenía muchos libros de geografía así que conocía las islas pero leerlo no era lo mismo, quería verlo y vivirlo pero, ¿cómo?

Las cosas comenzaron a irse al lastre un sábado por la mañana en donde mi institutriz entró en mi habitación abriendo las cortinas desde muy temprano, esto me molestó porque no era día de semana y no tenía clases pero la mujer me apresuraba, sacó un exquisito vestido y adornos de los más lujosos. Yo no comprendía ni siquiera cuando me bañaron, vistieron y arreglaron entre una turba de mujeres. ¿Qué pasaba? Estaba aturdida hasta que mi hermana entró por la puerta, también muy bien arreglada pero no con tanto lujo como me estaban cargando a mí. ~¿Qué es todo esto Rose, tú sabes?~ y sus palabras me dejaron fría... Ese día conocería a mi prometido. ¿Qué? yo apenas tenía 15 años, ni siquiera era mayor de edad, ¿Esto era legal? Pero me informaron que solo venía a conocerme.
Que día... Resumiré...  El sujeto llegó puntual y con un séquito de sirvientes, no sé porque no me sorprendí. Mi padre había estado nervioso todo el tiempo y cuando los padres de este aparecieron se encerraron a charlar en el gran salón a beber coñac y brindar; me presentaron casi como si fuera un trofeo y ahí lo vi por primera vez; no voy a negar que era guapo pero, ¿cómo voy a pasar el resto de mis días con un desconocido? Le di su oportunidad pero el tipo no paraba de hablar de sí mismo y cada tanto me decía un cumplido y de lo feliz que sería a su lado, yo solo lo miraba y de vez en cuando miraba a mi hermana que me hacía señas para que le diera cuerda y aguantara. Claro, como su prometido era un sueño de chico y se llevaban bien desde que tenían poca edad, yo no tuve tal suerte y encima tenía que aguantarlo sí o sí.
Después del almuerzo se acordó la fecha dentro de 3 años, justo cuando cumpliera la mayoría de edad así que tenía 3 años de vida prácticamente, aquello era de locos y cuando el día terminó comenzó la cuenta regresiva para mi muerte...

Como lo veía toda niña de sociedad: "La vida perfecta"; Como lo veía yo: "Un infierno" y empeoró cuando cada sábado tenía que verle la cara, beber té con él y pasar las tardes a su lado; según mi hermana "para conocernos" ¿En serio? Si solo él hablaba y yo me limitaba a escuchar y sonreír. Así viví un año y el día de mi cumpleaños número 16 papá hizo una gran fiesta, ¿A quien invitó? No tengo idea... El salón estaba lleno de adultos, nobles en su mayoría que me sonreían, felicitaban y daban regalos. Simplemente estallé así que salí corriendo de la fiesta; me las apañé para no ser vista por nadie pues nadie mejor que yo conocía los recovecos de mi casa y entonces lo vi por primera vez... En un principio no sabía quién era ni como se llamaba, no llevaba ropas elegantes, ni mucho menos. El encuentro fue extraño porque yo lloraba y como no veía por donde corría chocamos, cuando me reincorporé y lo vi me perdí... Era demasiado lindo y de inmediato me sonroje. No cruzamos más palabras porque él se marchó corriendo y a mí solo me dejó con el corazón desbocado y no precisamente por la carrera; después de eso no me importó regresar a la fiesta con una sonrisa de oreja a oreja... ¿Quién era ese misterioso chico? Después caí en cuenta que estaba dentro de los terrenos de la casa pero ese día había tanta gente que podía ser pariente de quien sea; incluso lo busqué en la fiesta pero jamás lo encontré, al final cuando todo terminó regresé a mi monotonía y encierro pero al menos mi corazón era feliz y lo fue mucho más el día del festival.

Volví a verlo e incluso me atreví a seguirlo por ahí; charlamos un poco más y me entere de su nombre, Touya. Y algo extraño pasó, me dejó hablar... Y no solo eso, me escuchó. Si él supiera el valor que tenía lo que hizo quizás sin darse cuenta. Pasé todo el festival con y él y con una sonrisa de lado a lado sin siquiera saber hace cuanto no sonreía de esa manera y por gusto propio. No quería admitirlo pero este chico me gustaba mucho pero lastimosamente tuve que regresar a mi encierro cuando los fuegos artificiales se terminaron.
A partir de ahí comencé a idear cada situación extraña con tal de salir para así intentar verlo y pasar algunos momentos con él; obviamente se veía raro así que comencé a llevarme ropa normal para no desentonar y por supuesto, sin los vestidos ampones no llamaba la atención y era esto justo lo que quería pero eventualmente tenía que volver a mi casa, o jaula...como les parezca mejor. Realmente llegué a poner a Rose en apuros pues ella sabía cómo me sentía y por más que me regañara, también quería lo mejor para mí y terminó solapando mis escapes. Aprendí más cosas con Touya que con Dean pero había algo que aún no había resuelto y era que este último seguía siendo mi prometido, por ahora "casi" no tenía que preocuparme pero cuando el tiempo pasó y pasó y cumplí 17 años las cosas comenzaron a complicarse. Primeramente porque era la edad "de la hormona" y este chico Dean se sentía con ciertas "libertades" conmigo porque en teoría éramos novios. Hasta ahora nunca me había besado en la boca porque yo no lo dejaba con excusas estúpidas como "no estoy preparada" pero cuando ya casi se acercaba la fecha parecía más insistente, de hecho, la cosa empeoró cuando un día sin más me robó un beso... mi primer beso... ¿Cómo se atrevió? Obviamente quité el rostro pero él no quería detenerse y fue descendiendo por mi cuello y hombro. Vamos, no soy máquina ni robot y mi cuerpo sentía y mi corazón se aceleraba pero cuando cerré los ojos una sola palabra escapó de mis labios cuando las manos del otro ya estaban rozando el interior de mi escote. ~Touya~ Y ahí comenzó la furia. Tuvimos una discusión en la cual solo él habló pues por regla yo debía ser una mujer recatada y sumisa. ¡Al diablo! ¿Qué sabía él de mí? Y está bien ser refinado, educado y estudioso pero, a la larga, ¿de qué te sirve? Si terminaría siendo su muñeca. ¡Me rehusaba!

Obviamente el incidente solo salió de mis labios para los oídos de mi hermana Rose quien se sentó a peinarme mientras me consolaba, de nada servía la verdad si al final sería Dean quien se saliera con la suya y yo tuviera que despedirme de Touya para siempre. ¿Era este mi destino? ¿Realmente para esto nací? Yo quería conocer el mundo, no quedarme encerrada en una mansión a ser una máquina de bebés. Ni siquiera la boda planeada en la isla del cielo compraría mi felicidad, yo quería vivir...
Los preparativos de la boda me ponían más nerviosa y menos tiempo tenía de salir a ver a Touya lo cual me preocupaba y asustaba, no quería que me olvidara así que comencé con mi plan; huiría con él y solo cargaría mi guitarra conmigo. ¿Estaba loca? Si... pero era mi última oportunidad y si fallaba lo pagaría caro con el encierro perpetuo, por supuesto eso no lo iba a permitir.

En un principio Rose me regañó pero cuando me vio desesperada comprendió que yo no había nacido para ese estilo de vida y ella sí, podía cuidar a papá y cumplir sus deseos, yo simplemente escribiría mi destino arrancando las hojas que papá ya había escrito por mí. Todo sucedió el día de mi cumpleaños número 18, el salón estaba listo, los invitados habían llegado y la casa echada por la ventana pero la festejada brillaba por su ausencia. Por supuesto Touya sabía de todo esto y aunque me preguntó como 30 veces si estaba segura yo no me retracté, en parte por él, en parte por mí  pero si era con él era mucho mejor así que sin chistar me vestí lo más cómoda posible, recogí el cabello, cambié las zapatillas por botas y tomé mi guitarra. Llevaba conmigo una bolsa con dinero, comida para unos días, un par de cambios de ropa, una cobija y algo peculiar... El revolver de papá. Bueno esto era por seguridad más que nada y había aprendido a tirar en un campo de tiro de un tío además según mi tío, yo tenía buena puntería así que me serviría para defenderme; la verdad era que nunca había matado a nadie, lo más cercano fue ver morir a mi pez dorado pero no sentí pena así que pensaba que con una persona no sería muy distinto; había ya vivido suficiente martirio y defendería mi libertad con todos mis recursos aunque fuesen pocos. Me había despedido de mis mascotas, porque eso sí, mi papá me consintió con cuanta mascota se me ocurriera, las amaba a todas pero no podía llevármelas y además, estaban mejor ahí en mi santuario que en la mitad de la nada conmigo, alguna nana cuidaría de ellas. También me despedí de mi hermana Rose la noche anterior y ella me entregó una daga que era propiedad de mi madre, me dijo que la usara con juicio y con lágrimas en los ojos me sacó de su habitación. Rose había estado todo el día encerrada en su habitación y a solas por lo que las damas centraron su atención en ella; yo por mi parte dejé una  carta para papá en mi cama y me aseguré que mi dama la encontrara; al final me escabullí como lo había hecho las veces anteriores y me despedí de aquella mansión para siempre.

Me encontré con Touya a algunas cuadras de mi casa en donde me dio mi regalo de cumpleaños, una gorra como la suya pero en rosa, mi color favorito, para cubrir mi cabeza y rostro. Esto me hizo más feliz que los 400 regalos que seguramente estaban ya esperando por mí en el salón; sin demora me la coloqué sin poder dejar de sonreír. Con Touya aprendí algo que desconocía, las mejillas se te entumen cuando sonríes sin parar como idiota y no importando la incomodidad, por primera vez era feliz...
La alarma no tardó en darse y me oculté con Touya quien conocía la ciudad mejor que yo; con esa adrenalina corriendo por todo mi cuerpo comenzaba mi vida, siendo llevada por él de su mano, la agitación de mi corazón por la huida y la incertidumbre de qué pasaría al día siguiente, estaba comenzando a vivir... ¿¡Qué importa todo ahora!? Iría adonde fuera necesario con tal de vivir y qué mejor si él me acompañaba aunque claro, él no lo sabría... Quizás se entere, quizás no, tenía toda la vida para pensar si decirle lo que siento o no...


Nombre de la Apariencia: Touko / White

Anime/Manga/Videojuego: Pokemon Black & White


Última edición por White Winters el Lun Nov 17, 2014 1:34 pm, editado 1 vez
avatar
White Winters
Pirata Iniciado
Pirata Iniciado

Mensajes : 31
Localización : Flotando en una nube~
Fecha de inscripción : 04/11/2014
Edad : 33

Volver arriba Ir abajo

Re: Biografía de White~

Mensaje por Nina Luitgard el Lun Nov 17, 2014 1:56 pm

avatar
Nina Luitgard
Recluta
Recluta

Mensajes : 68
Fecha de inscripción : 01/11/2014
Edad : 29

Hoja de personaje
Profesión: Cocinero
Clase: Arma Blanca
Especializaciones:

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.